jueves, diciembre 17, 2009

jueves, diciembre 03, 2009

El significado de las palabras

Esta mañana tuve que ir a solucionar unos asuntos y no pude dedicarme a mis habituales ejercicios deportivos, así que me puse elegante -es un decir- y me lancé a las obras, digo a la calle. Según salí del portal de mi casa, vi como se abría la puerta del gimnasio que hay en los bajos del edificio y aparecía un grupo de tres o cuatro señoras, de las que suelen ir allí no se si a sudar o a tomar café. Una de ellas, especialmente guapa y amiga deliciosa, se sorprendió al verme y sin poderse contener, exclamó:

¡Por fin puedo verte vestido!

Esto ....; ¿qué quieren que les diga?. De las señoras, dos abrieron los ojos como platos, alguna dio un paso atrás -temerosa quizá de que un sátiro como el que esto escribe la pervirtiese allí mismo- y todas, menos mi amiga, iniciaron un trotecillo veloz alejándose de la morbosa pareja que formábamos aquella inocente dama y un servidor.

¡Qué sonrisa, qué placer!.