sábado, noviembre 10, 2007

Pescado de calidad

Oído esta misma semana en la pescadería a una mujer, de esas que son una combinación de pedruscos dorados, arrugas, ropa de marca, peluquería y mirada vacía...
"¿Tienen merluza silvestre?".
Cuando el pescadero contestó que si, de anzuelo y salvaje, dije por lo bajo:
"¡Y de corral!".

martes, octubre 30, 2007

Perversión

La falta de conocimientos produce resultados anómalos. Algunas veces tan disparatados que mueven a risa. Y es que pretender quedar bien basándose en la ignorancia no deja de ser una terrible humorada.
Resulta que una embarazada primeriza, después de pasar su última revisión, fue a visitar a sus padres..
- ¿Qué tal te ha ido hija mía?, le preguntó su padre.
- Me parece que bien, aunque me ha dicho el ginecólogo que me van a inducir..
A lo que el señor, con aire fiero, contestó a gritos:
¡¡¡ A MI HIIIJA, NO LA INDUUUUCE NAAADIE!!!.

Tallas

Una de las personas más capaces que conozco me contaba hoy como fueron sus inicios laborales. Su experiencia me ha interesado sobremanera, pues creo que la preparación del individuo no debe centrarse en saber mucho de algo, sino en ser capaz de salir bien de la mayoría de las situaciones en que nos envuelve la vida.
Era joven e inexperta y lo único que la ofrecieron era vender puerta a puerta; lo que hoy, tan pusilánimes, calificaríamos como un puesto de ingeniero comercial. O sea, que tenía que vender un montón de pantys cada día; y para facilitarle la labor, de talla grande...
¡La imaginación al poder!. Y la personalidad. Los vendió todos. Consiguió convencer a los compradores de que la "G" que campeaba en las etiquetas correspondía a "General", talla universal, válida para todas las personas...

lunes, octubre 29, 2007

Cosas del oficio

Con motivo de las pasadas Fiestas del Pilar, el Heraldo de Aragón publicó el 12 de octubre un suplemento especial -Los rostros del Pilar- en el que cuentan cosas de la basílica. Un acierto. Nada de pompa y ceremonia, que alejan al hombre de la Intimidad.
Leyendo sus páginas, se recorre con amenidad el día a día del templo. Hay anécdotas sabrosísimas y una buena descripción social, pero me van a permitir que recoja lo que cuenta don Manuel Franco, quien durante tres horas diarias espera en su confesonario a que se acerquen los penitentes arrepentidos...
- Oiga, ¿me puede bendecir al niño?; y ya de paso, si no es mucho mal, el rosario...
- Y la Virgen ¿donde está?.
- ¿Va a haber misa?.
- ¡Perdone, perdone; es que creí que era la caseta de información!.

jueves, octubre 18, 2007

Expresividad

En mis años de vida, he visto de todo. Hoy por ejemplo, he sido espectador de una clara demostración de amistad entre dos de mis amigos. Pero bueno, que este blog no tié sentimientos y nasió p'apuntillá ar personá....
(Una amiga me ha preguntado esta mañana "cara a cara" si lo que sigue ha ocurrido verdaderamente. Si, sin ningún genero de duda.)
Como todas las tardes, ayer salimos mi mujer y yo a tomar un cafelito y nos encontramos a una de sus amigas. Tanto ella como su marido, gente sana, natural, nacidos en Ponferrada. Conservan su acento, en especial ella, lo que añade encanto a sus palabras.
Acaban de volver de Londres. Y allí, no les extrañe, hablan en inglés. Y nuestra protagonista y su marido no saben decir ni aquello de mai tailor is rich. Y el quería tomar un "cortao".. Y cada vez estaba más ansioso...
Así que se armaron de valor y entraron a un lugar con apariencia de servir cafés. And ..., no sabían como pedir un café cortado. Pero, díganme, ¿qué puede oponerse a una imaginación española?; ¿queeeé?.
El marido miró al camarero a los ojos, con fijeza, así como quien dice con hombría, y dijo con voz fuerte y clara ¡café!.
Mientras, presionaba y aflojaba -alternativamente- una teta de su mujer y emitía un sonido tal que así: ¡Pschii, pschiii, ..!.

martes, octubre 09, 2007

La verdadera razón de los gordos

A los gordos les sucede habitualmente lo que al tráfico urbano; de este hablan sesudamente unos sujetos que no utilizan el transporte público, pues para eso tienen auto oficial, y que están convencidos de que el populacho utiliza el utilitario particular, bien por joder al resto de los ciudadanos, bien porque les "pone" estancarse en un atasco. Y así resulta.
De la gente oronda se habla también con conocimiento de causa..; con cariño y eso. Parece como sí los consejos disolviesen los lipocitos como la absolución católica los pecados. Y así nos va.
Una tarde, de las muchas que he pasado alejado de mi familia, se conchabaron en mi contra el aburrimiento, la tensión del oficio y la soledad. ¡Y de pronto tuve unas ganas inmensas, enormes, apabullantes, de comer algo!. Me sentía como una fiera enjaulada recorriendo el sitio donde estaba.. Nada, nada en absoluto. Ní alpiste para los pajaritos.
Al fin, encontré algo... Un paquete de pan rallado y un bote de ketchup, abiertos hacía tiempo y a medio consumir. ¿Y?... Con furia, con pasión, con ..., con ¡qué se yo!, vertí el tomate sobre el pan, lo mezclé bien mezcladito y me lo comí....
Al finalizar, relajado y tranquilo, se hizo la luz en mi mente. El hombre feliz de las "Mil y una noches" no sólo no tenía camisa, sino que no tenía hipoteca... ¡Era un hombre delgado!.

lunes, octubre 08, 2007

Historia en un ascensor

Hete aquí que he pasado unos días en un pueblo de la costa mediterránea, años ha de pescadores y hoy más de turistas. En estos días de octubre, la clientela del hotel en que me alojo habitualmente suele ser extranjera, mayormente inglesa y holandesa; en su mayor parte, jubilados.
Españoles suele haber pocos y los que hay, normalmente recién casados; se les distingue porque suelen salir de su habitación a destiempo y de la sala de bañeras de hidromasaje, a corriditas y emitiendo risas jaraneras.
Una noche, a poco de llegar, tomé el ascensor del bar para subir a mi habitación. Mientras lo esperaba, se me unieron dos señoras de lacia y rubia melena, exquisitamente arregladas; de la quinta edad, más o menos. Cada una sostenía en su mano, a medio vaciar -aunque, quien sabe..- la última copa...
(Traduzco del inglés; deferencia de esta su casa)
-¿Huesped?
-Si
La pregunta escueta, la respuesta aún más; pues durante el corto diálogo transcrito, ambas me miraban intensamente con sus ojos claros, ligeramente acuosos, mientras quien esto les cuenta retrocedía hasta dar con su espalda en uno de los rincones traseros del ascensor.
Me salvó.., no la campana no; el elevador se detuvo en la planta de las damas, que levantaron sus copas con elegancia y me despidieron con un intenso, sensual, profundo... : "Descansa, muchacho".
Nunca olvidaré la duración de aquel "..booooeey".

sábado, septiembre 22, 2007

"La caló"

Pues viene a resultar que su seguro servidor, este que lo es y les escribe, está hecho unos zorros. ¡Normal!. Cosas de toda una vida de crápula y desenfreno.
Así que mi médico me ha recetado unas pildorillas ...
-Pero, ¿otra más?, exclaman los amigos. "A este paso, agotas el Arco Iris; ¡qué las tomas de todos los colores!".
Pero cuando duele, ¡duele!. ¡Sí no lo sabrá un padre!. Y cuando en España granizan pelotones, me duelen los huesos de c...... .
Ya me advirtió el médico que lo que me recetaba para el dolor produce calor y sudoración. Unas calenturas, a modo de sofocos, que hacen que las buenas gentes me miren mal ...
-¡Claro, a sus años!
-oiga, ¿a qué años?
-A lo suyos, que está usted en la edad.. ¿O no se ha visto las canas?
-Le advierto que esto, aunque lo parezca, no es un sofoco
-¡Ya, ya! "
Y yo dale que dale al abanico... ¡Qué tengo un arte que no se pué aguantá!.

viernes, septiembre 14, 2007

Desfase

Hace cierto tiempo, decidimos un viernes acercarnos ese fin de semana a Santander. Nos gusta hacer las cosas "al su caer" y en aquel momento nos apeteció visitar la casona familiar, donde vivía sola una de mis tías.
Las sorpresas están bien, son agradables, pero en ciertos casos conviene avisar de tu llegada, no sea que te vayas a la cama sin cenar.. Así que la llamé por teléfono.
"Hooola; ¿a qué no saaabes quien va a ir a veeeeerte?".
"¡Qué sorpresa, con lo que os echo de menos!. La pena es que aquí, más que llover, jarrea..; a este paso, cuando esté en pleamar, se inunda la casa. No se sí vais a estar bien...".
(Mientras conversábamos, estábamos viendo en directo por la tele el campeonato de España de traineras, que se celebraba en "nuestra" bahía. Había un sol radiante y la playa estaba a rebosar..)
"¡Órdigas tía. Qué estoy viendo en la tele las traineras y hace un día maravilloso!".
"No te fíes hijo, que lo dan en diferido. ¡Qué ya no saben que hacer por el turismo!".
Así que comprendiendo sus razones nos fuimos a una terraza junto al Ebro, que también tiene su encanto.

lunes, septiembre 03, 2007

La Rubia y el haiga

Hoy quiero contarles algo de coches; han sido la gran afición de mi vida... Bueno, y los barcos..; ¡ah!, y también los trenes, los de verdad. Y los hoteles clásicos, con sabor ... Y las mujeres, por supuesto; en "Y yo que se" pienso escribir sobre sus miradas..
A lo que iba. Supongo que saben que es una carrocería familiar; pero ... ¿y una Rubia?. Les aseguro que he buceado en la red para enlazar alguna página referida al asunto, pero sólo he encontrado chistes sobre macizas teñidas que no saben cambiar una rueda e imágenes que me han "puesto como una moto". Y eso que las pastillas que tomo cada día impiden que mi líbido descienda más allá de los ojos..
Pues cuando era un tierno infante de mirada torva, una Rubia era un coche familiar cuyas puertas estaban chapadas en madera; de tono claro, normalmente. ¿Lo captan?. En aquellos años, acompañar a una rubia natural era tan deseable como montar en una Rubia ...
Y eso me lleva a explicarles que a los coches de lujo, grandes, "niquelaos", de "aquí estoy yo", se les conocía como "Haigas". ¿Qué por qué?.
Pues parece ser que uno de aquellos señorones iletrados estraperlistas -hoy, especuladores- fue un día a comprarse un coche y al entrar en la tienda le dijo al vendedor -hoy, comercial-: ¡Quiero lo mejor q'haiga!...
(Pienso que hoy hay tres marcas de "haigas": Los de la estrella de tres punticas, dignos de labradores barrigones; los de los aricos olímpicos, propios de quienes "de paño han llegado a toalla"; y los del circulico pintao de azul y blanco, que encandilan a quienes les encanta echar "mortadelos a la buchaca". Excepciones, las que quieran; pues, como tales, confirman la regla).
¡Donde esté un 2 CV ....!

sábado, julio 14, 2007

Últimas vivencias..

Me cuenta una amiga, a la que aprecio y valoro en extremo, que lo que conté en "!Y yo que se!" sobre mi maquillaje con pasta de dientes es parecido a lo que le sucedió en un restaurante japonés, de esos carísimos que suele frecuentar.
Tan obsesionada estaba con que allí se comían rollitos "no se cuantos..", que cuando se dio cuenta de que tenía uno en su servicio tomó cuchillo y tenedor y comenzó a trincharlo.. Cuando engulló el primer pedacito, tuvo que dar la razón a quienes la miraban mudos y llenos de asombro, al verla devorar la servilletita con perfume que gentilmente había dispuesto el camarero, enrrolladita y sujeta con un bello lacito..
(Perdóname; no he podido resistir la tentación de contarlo..)

He llamado a un matrimonio amigo para salir a cenar. Ha cogido el teléfono su hijo. Liberal independiente asilado en la casa paterna y becario de la cuenta de su padre. "No, no están.., ní creo que vuelvan. A la abuela le ha dao un patatús fortismo y están esperando a ver sí se muere o se queda tonta".
(Aún no he recuperado el aliento..)

lunes, julio 02, 2007

Pescar en el patio de vecinos

Acabo de asistir a la Junta Anual de Propietarios de mi casa. Hemos ido unos pocos, que tratar lo conveniente al inmueble en el que vives no suele apetecer a la masa, que suele discurrir que ya habrá algún otro que piense por él. Aunamiento de necesidades...
¡Se ha montado una...! Somos dos bloques; el mío, chiquito, da por un lado a la calle y por detrás a una zona de huertas. En el otro, más grande, parte de las viviendas dan a unos pequeños patios interiores comunitarios, que se aprovechan para tender la ropa.
Y lo que se tiende, a veces, se cae.. Lo normal es pedir educadamente al vecino en cuya terraza ha caído la prenda que te la devuelva y darles las gracias; pero el ambiente del bloque es tan cordial que no, que no se devuelven las cosas.
Así que varias personas de los pisos más altos se han comprado unas cañas de pescar y cuando se les cae algo... El problema es que, como no son el "Capitán Haddock", más que recoger lo que es suyo, enganchan cualquier cosa que les cae al paso.
Ya les digo. ¡Un circo!; eso es lo que termina siendo una Junta de Comunidad.

viernes, junio 29, 2007

El sermón

He conocido a un joven cura párroco de un pueblo de Aragón. Tiene un gusto exquisito; su casa, amueblada con objetos que normalmente tiraríamos a la basura, pero que él ha restaurado con mimo, es una maravilla. Bien es verdad que algo ha ayudado su padre, pintor afamado, con alguna obra de arte..
Recorrimos su iglesia, nos enseñó lo oculto, los libros antiguos... Piezas semiescondidas en la arquitectura. Arte, Ciencia e Historia.

Viene a resultar que el hombre no es muy dado a perorar.. Así que en la misa mayor, cuando el sacerdote orienta a los fieles con su palabra, dijo:
En tiempo de melones, cortos los sermones
Y sanseacabó.

domingo, junio 24, 2007

El juego de Cuprum

Como expliqué en "¡Y yo qué se!" hace cierto tiempo -y no me cansaré de recordar- no me gustan los memes y, en consecuencia, no respondí a uno de Saf -a la que añoro intensamente-. Aún sigo reprochándomelo.
Cu me ha incluido en la rueda de uno nominado "El Juego". Dado que este enlace incluye las reglas, les ahorraré su repetición. Así que pasaré a exponer ocho cosas sobre mi mismo...

Me gustan hasta las farolas con faldas
Me revienta quien habla como mea
Me ponen las tertulias
Me encanta comer, beber y todo lo demás
Me asquean los políticos que me rodean y desprecio sus políticas
El amigo que mejor me acompaña es un libro
Sólo cuando conseguí disfrutar lo pequeño, aprendí a vivir
Me he enamorado dos veces

Y cumplido el encargo..., como soy un chico muy tímido, no me atrevo a decirle a alguien que haga lo que yo.

domingo, mayo 13, 2007

Geometría


Examen de Geometría: Dado un triángulo rectángulo ABC, en el que el cateto AB mide 4 y el cateto BC mide 3, hallar X, su hipotenusa.








Respuesta del alumno: Contesto en el dibujo

sábado, abril 28, 2007

La líbido

Me contaron que un señor, así como yo, y más o menos de mi edad, uno arriba u otro abajo, consultó con el médico una gran preocupación que le embargaba...
"Doctor, necesito que me bajes la líbido".
"Hombre, a tus años creo que se te irá bajando sola".
"¡Jooooder, que no me entiendes!; ¿sacaste matrícula en la carrera?. Quiero bajarla, que mi líbido está toda, todita, en la cabeza....".

miércoles, abril 04, 2007

Extranjeros

Iba esta mañana por la calle cuando me he cruzado con un pequeño grupo de chicas y chicos; adolescentes, pues tendrían poco más de 15 años.
Uno de ellos se ha dirigido hacia mí y me ha preguntado: "Perdone señor, ¿podría indicarme donde está el Corte Inglés, por favor?". Le he respondido e inmediatamente han sonreído todos y, casi a coro, han dicho: "Muchas gracias".
Me ha dado tiempo a fijarme en que iban limpios. Y por su acento, el español no era su idioma nativo.
No se porque deduzco que eran extranjeros.

jueves, marzo 08, 2007

Estilo

Estilo es el modo, manera o forma de nuestro comportamiento. Y ahora que se habla tanto de nuestro sistema educativo -como se ha hecho siempre- creo que convendría que nuestros niños y jóvenes adquiriesen buen estilo.
La razón es tan simple que asusta que alguien no la comprenda. Tanto el estilo como las formas sociales que lo manifiestan son herramientas utilísimas -quizá imprescindibles- para convivir. Por eso cuanto mejor estilo, mejor convivencia.
Algo parecido sucede con el lenguaje. Cuanto mejor sepamos expresarnos, ajustando nuestra gramática y léxico al uso más correcto del idioma, mejor nos entenderemos unos a otros.

Cenaba hoy cerca de un matrimonio, sentado en una mesa contigua. Cuando pidieron la cuenta, el camarero -emigrante desde la Argentina- les ha preguntado sí deseaban café... "No, no", han respondido.
Con el estilo amable que aún conservan muchos hispanoamericanos, y que aquí hemos sustituido por un comportamiento bronco, y una suave sonrisa les ha dicho: "No, señores; tengo el placer de invitarles".
Ah. Tráiganos un cortado y un carajillo...

domingo, febrero 18, 2007

Amen

La monitora del gimnasio se me acerca y me dice en voz baja... "Hay una señora mayor (espero que no sea de la 5ª edad) que me ha preguntado por tí".
¿Poderosa, simpática, rotunda, ....?, respondo.
La monitora, disfrutando, contesta: "Tranquilo, que sólo quiere saber sí eres sacerdote". Reconozco que me quedé, un momento -sólo un instante-, sin saber que decir, lo que aprovechó ella para ampliar la noticia..
"Es que dice que como todos hablan contigo...".
Aquí si; me descolocó. Porque digo yo.. ¿Las personas corrientes no hablamos entre nosotros?; ¿hay que estar lleno de caridad para conversar?.
La duda me corroe...

martes, febrero 06, 2007

To be or not to be

¡Prepárense, que la vida después del trabajo es estresante!

domingo, febrero 04, 2007

Alimentando mi "turulatez"

Cenaba antes de ayer en una cafetería. En la mesa contigua se sentaron dos parejas jóvenes, en que ninguno de ellos superaría mucho los veinte años. Su comportamiento era resuelto, como quien tiene la vida a sus pies, mientras que su apariencia era deprimente. La mierda -perdón pero no caben eufemismos- que portaba uno de los chicos bajo las uñas me permite aventurar que era gente de baja estofa.
No suelo prestar mucha atención, pero hay ocasiones...
"¿Ya os han dado las llaves del piso?".. Supe que se referían a un barrio de viviendas económicas, situado en "casa cristo", en las afueras de la ciudad donde vivo, y cuyas pisos ha sorteado el gobierno autonómico. Pensé, con tristeza, en el afán por conocer el mundo y aventurarse a vivir de quien a tan temprana edad tiene por objetivo aferrarse al barrio donde nació, no conocer otras gentes que las suyas e hipotecar su existencia por 74 cochinos metros.
"Oye, cuanto me puede costar la batería del buga?" -preguntó uno de los muchachos al otro -uñas de Luna nueva-; "psch.., unos 80 ó 90 €", respondió este. "Le pediré a mi padre que me suba la paga", concluyó el primero. Lógico, pensé, a su edad suficiente tiene el hombre con el piso..
Al poco, quizá en éxtasis agradecido por la excelsa información compartida, ambos se cogieron de las manos y se dieron un piquito...
Turu, ¡estás flipando en colores!

jueves, enero 18, 2007

¡Qué tendré que no tenga!

Me gusta G-mail. De los muchos correos que utilizo, el mejor. Y gestiona bien el "spam". Tengo dos cuentas, una que responde a un nombre de blogger y otra al mío personal.
Pues bien, esta última es bombardeada con incansable fe yanquee con mensajes publicitarios, de los que el 99% trata de pildoritas para que se me ponga tiesa -lo siento, pero es eso- con rapidez y buen servicio.
¡Y comienzo a estar harto!. Que está uno desplegando sus encantos virtuales -que de los reales mejor no hablar- y aparece un "nuevo mensaje": ¿Do you want Viagra, Cialis y la madre que les parió?. ¿Es qué tienen olfato?.
La gota que ha colmado el vaso, ha llegado hoy. Me ofrecen un motel en Arizona, en "casa cristo". P'a eso, p'a echar un kiki... Bien está que nos compremos vaqueros -copiados, por cierto, a nuestros pastores vascos emigrantes por mister Levi y mister Strauss-, que nos engrasemos con hamburguesas -si, un bitoque- y que cantemo en inglé..
Pero que para holgar como se debe tengamos "que hacer las américas".. ¡Exagerao!; ¿verdá usté?.

Y es que en Jaca, donde viví unos años, moraba una dama un tanto estrambótica en el vestir. Hace ya tiempo, en un baile, se le acercó un propio, que con esa elegancia natural que caracteriza al español medio le dijo:
"¡Moceta!, ¿mesmamente eres puta u es qui has hecho las américas?. Y con la misma naturalidad, nuestra dama le arremangó una hostia p'a que se le aclarasen las ideas...

domingo, enero 14, 2007

Los ¿Góticos?

Cerca de mi casa hay un garito negro de apariencia y oscuro en su entraña. Su decoración abunda en luces rojas y osamentas descarnadas.
Creo que quienes lo frecuentan se califican como góticos.Vestidos uniformemente con cueros y ropas de color negro, decoran su cutis con maquillajes oscuros, que no acierto a distinguir sí negros o morados.
Mal no dan y a mi me provocan más de una sonrisa. Como cuando la otra noche, al pasar ante su templo, vi y escuché a una joven gótica desesperada hablar por el teléfono móvil, que decía entre grandes aspavientos:
¡Calavera Siniestra; ya no me llamas!...¿Es qué no me quieres?.