jueves, diciembre 17, 2009

jueves, diciembre 03, 2009

El significado de las palabras

Esta mañana tuve que ir a solucionar unos asuntos y no pude dedicarme a mis habituales ejercicios deportivos, así que me puse elegante -es un decir- y me lancé a las obras, digo a la calle. Según salí del portal de mi casa, vi como se abría la puerta del gimnasio que hay en los bajos del edificio y aparecía un grupo de tres o cuatro señoras, de las que suelen ir allí no se si a sudar o a tomar café. Una de ellas, especialmente guapa y amiga deliciosa, se sorprendió al verme y sin poderse contener, exclamó:

¡Por fin puedo verte vestido!

Esto ....; ¿qué quieren que les diga?. De las señoras, dos abrieron los ojos como platos, alguna dio un paso atrás -temerosa quizá de que un sátiro como el que esto escribe la pervirtiese allí mismo- y todas, menos mi amiga, iniciaron un trotecillo veloz alejándose de la morbosa pareja que formábamos aquella inocente dama y un servidor.

¡Qué sonrisa, qué placer!.

jueves, noviembre 19, 2009

Doctor Chirrinas

No se si saben ustedes quien es un doctor chirrinas. En mi entorno familiar aragonés, es toda aquella persona que, sin estar capacitada para ejercer una actividad, se comporta como si fuese el mayor experto en ella. Posiblemente el apelativo provenga del área sanitaria, donde muchos parecen saber de enfermedades sin ser médicos.

Pues bien. Hete aquí que estaba quien les habla con don Oshi en la salita de relajación del gimnasio al que ambos asistimos. Y como ambos, dos, tenemos un brazo escarporniao, usease que no lo movemos como es debido, pues en mi caso "no me puedo abrochar el sujetador" -así asegura mi traumatólogo que se conoce el síndrome que disfruto-, íbamos charrando sobre lo mucho que padecemos, cual mujeres parturientas.

Y como me gusta meter mano más que a un político, le pedí a don Oshi su brazo -su mano no, que no van las cosas por ahí- para explicarle las técnicas de fisioterapia que le conducirían rápidamente a la salud. No dudó un segundo y con gesto elegante, me concedió su brazo..

Empecé a magrealo..; que si para abajo, que si para arriba, que gira, que tira, ... Yo estaba exultante; don Oshi no se quejaba y conseguía que lo moviese con facilidad en todas las direcciones. "¡Qué manos me ha dado Dios, pensaba yo. Un genio, eso es lo que soy. Medicina tenía que haber estudiado!". ¿Ves?, le dije; así, buscando la movilidad, te curarás.

Serio, como es, y con calma, me respondió: "Ya lo probaré con el brazo malo"

martes, noviembre 10, 2009

El niño

Pequeñas cosas, pequeñas anécdotas, sucedidos que nos revelan lo mejor de nuestra existencia diaria... Hete aquí que estos días estoy en un clínica rehabilitadora.. ¡No, tranquilos!; ocurre simplemente que tengo una lesión en el manguito rotador del hombro derecho.

La sala donde los fisioterapeutas nos magrean, sin intención lasciva, es rectangular y bastante grande y tiene anexos varios cuartos, tanto para aplicar determinados tratamientos de electroterapia, ultrasonidos y láser como para vestuarios y baños. El ambiente es bueno, pero se nota el dolor.. Sonrisas pocas, bastante silencio y más de una mirada perdida..

Esta tarde una de las fisio estaba tratando a un niño que rondaría los cinco años de edad en una de las salitas laterales. La puerta estaba abierta y se oía al crío, que no tenía mucho interés en hacer sus ejercicios, animado por la paciencia inquebrantable de su fisio. En cierto momento, el crío ha pedido ir al baño, adonde le ha acompañado su paciente amiga. Le ha dejado haciendo lo que necesitase hacer y ha salido un momento a disponer los ejercicios de otro de sus pacientes...

Cuando más silencio había en la sala y más serios estábamos todos, ha hecho su aparición el niño, pantalones y calzoncillos en los tobillos y al aire sus partes pudendas....

¡Qué ya he cagaoo...!

lunes, noviembre 09, 2009

Si quieres comenzar a hacerte una pequeña idea de la mentalidad japonesa, entra en esta página. Y quédate un rato pensando en lo que siente el fulano ese que se pone malito. Imagínate, aunque solo sea por un momento, la escena y sus diálogos en España....

¡Tócate los cojones..! La que has montao tío"
"¡Joderos cabrones!"

Y cosas así...

miércoles, noviembre 04, 2009

Me apuntaría a las Fuerzas de Defensa japonesas..

En cabecera de este blog aparece una frase sobre mi nulo entendimiento de la personalidad femenina. Compleja....; o alejada de esa espléndida, sencilla, directa, .. mentalidad masculina. ¡En fin!. ¿Qué les puedo contar que no sepan?.

He visitado esta página. ¡Qué cambio!. Con respecto a lo que yo conocí. Ahora, quizá, hasta se perfumen.... Y es que ya lo decía El Chechu -uno de mis profesores- un día que otro de estos se mofó de él porque se echaba colonia..:

"¡¡ Chechu.. Hueles a puta !!"

A lo que respondió este, con la rapidez del rayo..

"Más vale oler a puta que a puta mierda, como tú"

lunes, noviembre 02, 2009

El cementerio

Hoy he ido al cementerio. Es bueno respetar las tradiciones, pues, si lo son, no dejan de ser respuestas que la sociedad ha dado a sus problemas durante años. Y si es así, es mejor no dárselas de listo y enmendar la plana a la Historia. Si funciona no lo toques....

Pues bien. Allí me he enterado que hay un cementerio sobre cuya puerta de entrada hay un letrero que es pura filosofía...:
"Aquí os esperamos"

sábado, octubre 10, 2009

La comida

Estamos en fiestas. ¡Dios nos ampare!. Lo se por la cantidad ingente de basura y suciedad que hay en la calle y por ciertas piaras de individuos que descienden hacia el centro desde los aledaños ciudadanos. Se les distingue por ir disfrazados al estilo de Pamplona, a cuyo color blanco han añadido variadas manchas de vino y mierda callejera, por seguir una pancarta que parece resultado de un trabajo de manualidades de Primaria, por un andar de primate antropomorfo y por ir dando a beber vino a los niños que les acompañan.

Dado que aquí no hay traineras ni cucaña sobre la mar, decidí hace días reservar mesa para comer en un bar restaurante que les recomiendo, el "Urola". Y lo que me temía ha sucedido. Todos los comensales nos hemos sentado a la misma hora...

¡Impactante!. La familia del fondo con abuelos y niños ha organizado carreras de cochecitos, primero por la mesa y luego por el suelo; la de nuestro lado, con una composición parecida pero con niños más mayorcitos, se han dedicado a incitar a estos para que demostrasen al comedor cuantas habilidades tenían, pugilísticas incluidas; las tres mujeres sentadas a mi espalda, descendientes de King Kong, dado su tamaño, vellosidad e intenso trabajo con el palillo entre sus dientes, blandían nerviosas los cuchillos; y la cuarentona pequeñica, sentada frente a mí, embutida en unos pantalones cortos de franela gris en los que desaparecían unos pantys color vino, que le había comprado el enemigo, sacaba fotos sin parar a un abuelo desdentado.

¿Y todo por qué?. Pues porque la cocina no daba abasto. Y su jefe de cocina, de excelente oficio, ha preferido mantener la calidad antes que salir del paso. Así que el papelón ha sido para el servicio....

Los camareros entraban y salían nerviosísimos de la cocina, y como no sabían que hacer han improvisado.. A nosotros nos han ido suministrando agua y pan -dada la hora, nos comíamos hasta el mantel-, de cestito en cestito y botellita en botellita; a las King Kong tan pronto le ponían un plato hondo a una como un tenedor a otra, pero nada de vez; a la familia que hacía carreras de coches le han sacado un plato de anchoas, que dados los que estaban el que más ha tocado a una, pues han tenido que sortear entre ellos quien no las probaba. Y así....

Toda una experiencia. Hemos comido muy bien. En casi tres horas, pero muy bien....

domingo, julio 26, 2009

Despedida colegial

Éramos niños. Quizá por eso ocurrieron las cosas como os voy a contar. Corrían los últimos años de la década de los 50 del siglo pasado en mi colegio de la Compañía de Jesús... El padre P... no acudió a sus clases y, extrañados al no saber nada de él, otros jesuitas fueron a indagar que le podía haber sucedido a su habitación en la clausura.

Lo encontraron muerto en su cama. Según el médico, debió fallecer poco después de acostarse de modo fulminante, así que su cuerpo tenía cierta rigidez cuando comenzaron a amortajarlo. Por esta causa sus ojos habían quedado abiertos, ya que nadie cerró sus párpados en el momento del óbito....

Montaron un catafalco en la capilla y ante él fueron pasando todos los colegiales para despedirse, curso tras curso, sección tras sección, en fila india. El ambiente, lóbrego; las telas, negras; los olores, a vela; el muerto, ceroso.

Los críos, que en parte no entendían de que iba aquella fiesta, nos dedicábamos a ocultar nuestro temor con alguna gamberrada que otra; así, alguno apostó que le daría un tirón de orejas al muerto....

¡Hasta que el muerto, en plano desfile infantil, abrió los ojos de golpe!. Un alarido de mil pares de cojoncillos atronó el recinto; salieron niños disparados por encima de bancos y a través de ventanas... ¡Milagro, milagro; resucitaba!.

Pero no. Ningún milagro, que todo es más prosaico. Quien le amortajó, cerró sus párpados usando sendas tiras de celo, que los sujetaban entre si, de manera que su rostro apareciera sereno y presentable. Y lo que ocurrió es que aquella improvisación no duró...

sábado, junio 27, 2009

Un buen acuerdo

Acabamos de celebrar la junta anual ordinaria de mi comunidad de propietarios. Es algo excitante, donde, como en la guerra, aflora lo mejor y, normalmente, lo peor de cada uno. Aunque no suelen asistir la mayor parte de los convocados, es posible contemplar en acción al puntilloso, al detallista, al tocapelotas, al mudo, al ignorante, al....
El administrador -con mucha experiencia en estas lides- se defiende leyendo una catarata de datos, acudiendo a tecnicismos alejados del común entender y dejando que los propietarios se peleen entre si. Dado que lo que quiere cada uno es arrimar el ascua a su sardina y no lo que interesa al común, aquello tiene pinta enseguida de no terminar nunca.
Ya que uno tiene cierto predicamento y tenía ganas de terminar para estar sentado en mi terraza favorita, le pregunté por sorpresa al administrador: "¿Cuanto pagamos por utilizar esta sala de reuniones?"; "30 euros" respondióme presto, sin captar mis aviesas intenciones.
"Pues bien", continué, "¿alguno se opone a que en el futuro nos reunamos en un bar y utilicemos ese dinero para regalarnos unos cafés con churros?". Los asistentes, pillados por sorpresa, no dijeron ni mu; les concedí un instante y antes de que pudiesen resollar dije: "¡Aprobada la moción por unanimidad!".
Así que, ¡por fin!, se aprobó algo útil. Y es que para dirigir al personal hay que pillarlo por sorpresa y en lugar de pedirle opiniones -que al ser gratis, sueltan como mean-, exigirle que se oponga a algo concreto. Pero sin dar tiempo a que reaccionen...

domingo, junio 14, 2009

¡Qué placer!

Resulta que hoy ha sido nuestro 36 aniversario de bodas y como quien no quiere la cosa, nos hemos ido a comer a un restaurante de otra ciudad. No suelo confiar demasiado en las cocinas famosas y era la primera vez que íbamos, así que he entrado "criticón"...

Resulta, también, que por esos azares que tiene la vida y que siempre saca a relucir cuando pretendemos que siga nuestros deseos y no lo que tiene dispuesto para nosotros, fui el primero que entró en el local hace ya unos cuantos años. Iba yo despendolado como de costumbre conduciendo mi coche cuando a este le reventó una rueda delantera (*).. Gracias a que uno es, poco más o menos, una especie de Juan Manuel Fangio -¡perdón maestro, pero algo tengo que decir para ligar!- salí con bien ... de la carretera hacia unos prados cercanos. Un hombre amable me auxilió y me acogió en lo que tiempo después fue el famoso restaurante de hoy, que entonces aún no se había abierto al público.

El menú, asequible; 118 euros. ¿Caro?. Pues que quieren que les diga.. ¿Es caro Cristiano Ronaldo?; ¿es mal negociante Florentino Pérez? (Pueden responder a lo anterior basándose en el dinero que ha ganado Florentino a lo largo de su vida y el que se ha embolsado usted, prodigio financiero).
Y ya puestos, hemos comido a la carta. Ana -la jefe de sala- me ha ofrecido fuera de aquella alguna que otra cosilla y en honor de mi Anónima favorita he seguido sus consejos.. Así que una rubia uniformada totalmente de negro se me ha acercado insinuante y, tras pedirme permiso, ha procedido a colocarme, anudándolo suavemente en mi cogote, un hermosísimo y gran babero de color blanco.

He comenzado a ronronear de placer cual minino satisfecho... La cara de los comensales de la otras tres mesas lo decía todo.. ¡Anonadados!. Y reconozco que me entusiasma "escachifollar" cuanto puedo a estos individuos que basan su presencia en el dinero, sin saber hacer la O con un canuto.

Y he rematado la faena, armado de las correspondientes pinzas y bidente, comiendo y chupando despacito unos jugosos y gordísimos caracoles estofados con chistorra. Mi placer se ha consumado cuando otro señor, así, guapetón, como yo, ha solicitado el babero a la hora de comerse el rodaballo.

Nota para las señoras.-: Ni el del rodaballo ni yo hemos manchado el babero. Ni una mota.

(*) Técnicamente, solo puede reventar una rueda compuesta de llanta, cubierta y cámara dentro de esta. Cuando, por la razón que sea, la cámara estalla, hace que la cubierta reviente y quede solo la llanta, privando al vehículo de ese apoyo.
Si se trata de una rueda directriz y motriz, como era mi caso, se va rápido y hoy escribo esto, alguna Mano ha tenido que protegerme hasta el absurdo.

jueves, junio 11, 2009

Nunca me pierdo

Pues érase que se era la experiencia de una amiga muy simpática, casada y con dos hijos. Viene a resultar que tienen un coche, que conduce siempre el marido.. ¡Cosa más natural!. Y este, cuyo carácter hace que tengamos un cierto parecido, no se equivoca nunca.. O casi.

Un día cualquiera salieron de vacaciones. El marido había comprado para el coche uno de esos navegadores fantásticos que aunque no sepas donde vas te llevan hasta la mismísima puerta. El problema es que, como toda máquina, hay que introducirle -¡qué soez!- los datos pertinentes, lo que la mayoría de los mortales, excepto el fulano que la desarrolla, no consiguen saber jamás como se hace.

Nada más comenzar a moverse el coche el chirimbolo se puso a dar órdenes como un descosido.. "En.. la.. próxima.. rotonda.. gire ..", "tome.. la.. primera.. salida..", "re..cal..cu..lan..do".., sin que le hiciesen caso alguno, pues bien sabían ellos como ir desde su casa a la autopista. Y así siguió la cosa...; tanto y tan pesado se puso el asunto que el marido arrancó no se que cable y lo dejó para criar malvas.

Así que cuando llegaron a su destino, cuyo callejero desconocían, no tenían ni idea de por donde ir. En esas circunstancias la costumbre familiar era que la mujer bajase la ventanilla y preguntase..., mientras su marido mantenía impávido el ademán y firmes sus manos sobre el volante.

Pero ante la sorpresa familiar, en esta ocasión, ¡él! asumió la dirección en momento tan crítico. "Tranquilos, que le preguntaré a ese hombre", dijo mientras aproximaba el coche a la acera, bajaba la ventanilla y pronunciaba un claro "por favor" dirigido a un lugareño que estaba de pie y apoyado en una esquina..

¿Ustedes vosotros sabéis aquello de las Leyes de Murphy, verdad...?. El nativo o lugareño se acercó al conductor, de manera que apreciaron que algo raro había en él, como que sus gestos no eran los habituales... El marido, impávido, le preguntó: "¿Podría indicarme como ir a ..?.

En un instante, aquel buen hombre -cual Tony Leblanc en "Los tramposos" (clic sobre el cartel)-, pegando un codo al cuerpo mientras subía el hombro e inclinaba la cabeza al mismo lado, comenzó a ganguear en voz bien alta y con gran rapidez algo que resultaba del todo incomprensible.

El marido conductor, sin inmutarse, dió las gracias al primer respiro de tan amable ciudadano y arrancó como un cohete... Se sumergió cual suicida en una de esas rotondas estrambóticas que existen en toda carretera que quiera acumular accidentes y comenzó a dar vueltas.. "¿Pero sabes a donde vamos, qué te ha dicho?", le preguntó ingenua su amantísima esposa, mientras sus hijos callaban prudentes.. "¡¡¡No tengo ni zorra idea y no he entendido nada!!!, respondió el marido con los ojos inyectados en sangre, mientras aceleraba y salía por donde el buen Dios le dió a entender.

Su familia, permaneció muda unos instantes.. Luego, aunque mantuvieron los labios bien "pretos", una risa desmadrada y silenciosa infló sus tiernos y sonrosados mofletes.....

domingo, abril 19, 2009

Sensata respuesta

Cerca de Zaragoza se encuentra Botorrita, lugar de bonito nombre y rotunda pronunciación. Y dentro de su término, un conocido yacimiento arqueológico. Un buen día, un eminente catedrático y un afamado emérito de nuestra universidad, ronda que te rondarás por aquellos lugares, se perdieron entre muelas y vaguadas.

Cuando comenzaban a angustiarse -pues por aquellos pagos no suelen encontrarse taxis- contemplaron en lontananza a un lugareño, que por su actitud, boina y restante vestuario, dedujeron que podría orientarles hacia el pueblo y la civilización.

El catedrático, más joven y leguaraz, tomó la iniciativa y preguntole a aquel buen aragonés de piel curtida por mil soles: Dígame rústico ignaro, ¿podría ayudarnos a dirigir nuestros cansados miembros hacia Contrebia Belaisca?.

El botorritano, contempló con calma y seriedad a aquellas dos inteligencias con patas, y les respondió con ese acento tan propio de estas tierras:

¡To ca me'lhaba!

N.T.-
* Mamporrero: dícese del propio que con sus manos dirige el miembro del semental hacia la entrada de la vagina en los semovientes; en palabras de un veterinario amigo, "el que consigue meter el choricico en la alacena".
* Haba: Cabeza del miembro viril.

jueves, abril 16, 2009

De viaje

Esto de viajar tiene miga. Que no sus creáis ustedes vosotros que lo de salir de casa es tan fácil. Para muchos es algo así como la conquista del Far West.. Esta mañana recordaban unos amigos un viaje que hicieron en automóvil -nombre usado por gente ya provecta- por aquellas carreteras de antes, que como ya expliqué en este artículo estaban hechas con eso de ahi'rriba, aunde s'escurre.

El hecho es que no sabían muy bien donde estaban y entonces no había Yipieish ni apariticos que nadie entiende. Como era ya noche cerrada y necesitaban descansar, se detuvieron en una casa a preguntar... Llamaron al portón, una y otra vez, y ni caso, así que decidieron continuar, aunque bastante cabreados por lo desagradable de la gente del lugar, que les había negado albergue. No mucho después llegaron a un pueblo pequeño, de esos que eran poco más que casas a lo largo de un tramo de carretera y vieron aliviados que había una fonda... Allá fueron y allí les atendieron.

Como aún les duraba el cabreo de la falta de atención que habían padecido poco antes, le comentaron al fondero la mala impresión que les habían causado quienen moraban en aquella casa en la que les habían dado la callada por respuesta...

El lugareño les escuchó con atención; hasta el final. Luego, les dijo: No se crean; que no les ha ido a ustedes tan mal. Que si llegan a darles albergue iban ustedes jodidos. Llamaron a la puerta del cementerio.

Ergonomía

Si, ergonomía, que la R.A.E. define como "estudio de datos biológicos y tecnológicos aplicados a problemas de mutua adaptación entre el hombre y la máquina", término para el que creo que he encontrado una representación excelente y que muestro a continuación, siempre que se acepte máquina como....


miércoles, abril 15, 2009

Se abre la veda

Si, se abre la veda; la de las terrazas o veladores, como prefieran. Se nota en que los bares, cafeterías, chiringuitos y similares, no solo comienzan a abrir sus respectivas, sino en que además puedes pedir que te sirvan lo que desees, sin temor a que aquel que antes conocíamos como camarero, curtido en el oficio, y hoy tiene de todo menos oficio, te suelte un "solo cerveza y refrescos, que el resto se estropea y no hay negocio".

Camareros.. ¡Cómo los de mi pueblo, ninguno!. A mi añorado Tomás, todo un señor, le pedías dos cortados y te contestaba: con calma joven; de uno en uno. Y eso, que traía un cortado y luego, con una amabilidad exquisita, preguntaba: ¿para usted lo mismo, creo recordar, no?. Y sin esperar, iba con diligencia a por el segundo cortado.

Incluso ponían en su sitio a alguien pretencioso, como este su seguro servidor... Recuerdo un día que andaba conquistando a una muchacha espléndida..; y eso, ya se sabe, significa, para un gilipollas indocumentado como era quien subscribe, presumir de todas sus inexistentes cualidades.
¿Qué podemos merendar?, pregunté así como quien ha vivido mucho y está al cabo de la calle.. "Tengo un jamón de mono excelente, caballero", contestó somarda quien nos atendía. Y yo que no atendía más que a la espléndida mujer que me acompañaba, no presté atención y contesté con suficiencia: Bien, sírvanos una ración doble.

Se retiró serio a preparar la manduca y al poco colocó entre ella, la bella, y yo, la bestia, un grandioso plato de cacahuetes; ¡y con cáscara!. Caíme del guindo al pronto, sentime ridículo y ....

¡Que capacidad tienen ellas de perdonar lo tontos que somos!

sábado, marzo 14, 2009

Dulces ancianitas

Decididamente, sin ningún genero de dudas, hay que estar atento a los demás; tanto para darnos cuenta de lo sandio de lo correcto en boga y procurar no caer en ello, como para disfrutar de momentos deliciosos.
¿Se acuerdan de Piolín, Silvestre y una dulce abuelita?; si, aquellos personajes de una serie de dibujos animados. Ella, la abuelita, dulce, buena, encantadora, acogedora; con su cabello recogido en un moño.... ¿Ya la tienen en su imaginación?.

Ya sabrán ustedes..., espero, que durante la misa católica hay un momento en que los asistentes se dan la paz, mediante el gesto de enlazar sus manos y decirse "la paz sea contigo", a lo que se responde "y con tu espíritu".

Pues bien. Este cazador de sucedidos, servidor de ustedes, sabe de dos lindas abuelitas, asistentes diariamente a misa de una y cuarto, que cuando se dan la paz se dicen, picaronas, en voz baja: "¿Hay cañita?".
Y es que nada más salir de misa, marchan decididas a una cafeteria cercana a tomarse una cerveza y unas rabas.
Beau sabreur.. Savoir vivre
Tienen ganado el cielo

martes, marzo 10, 2009

El gallinero

Los dos protagonistas de lo del plátano están "sembraos". Vamos, que les rebosa el ingenio. Hoy mismo.....

Él: "Siempre gallina, cansa la cocina".
Ella (al instante, rápida como un rayo...; ¿o será raya?): "Pues poco gallo, aburre al serrallo".
Y luego, pensativa, ha murmurado: "Y mismo gallo, también".

miércoles, marzo 04, 2009

El proxeneta

Hace no mucho charlábamos varios sesudos tertulianos sobre lo fino, divertido y elegante de la educación que recibimos. Recordábamos con embeleso, no el sabor de un beso, que si era de fembra garrida y fermosa solo producíase en nuestra imaginación, sino todo lo aprendido y que aún no se nos ha olvidado.
Así, dibujaba uno con la palabra a su maestro, que regla en mano se paseaba entre sus alumnos, vigilando que el recitado musical de los huesos del cuerpo humano fuese completo y a su ritmo. Otro, entonó aquella melodía de "Uno por uno, es uno; uno por dos, dos, ...", que acunaba deliciosamente la tabla de multiplicar.

¿Saben lo que se me ocurrió?. Si, lo peor; se nota que quien lo piense me lee de vez en cuando... De modo que vino a resultar que solté de sopetón: ¿Y vosotros, paisanos, cuando os estrenasteis? (o sea, por si alguno no lo capta: ¿cuando metisteis por primera vez vuestro USB en una torre impertérrita?).
Y el más sabio respondió.. "Fíjate como era la cosa por entonces, que en mi pueblo había un proxeneta, uno solo, que controlaba absolutamente a la única candidata. El problema era la pela, como siempre, y eso que cobraba barato.. ¡A peseta, eso, a peseta el metisaca!".

Los restantes tertulianos, serios y circunspectos, asentimos despacio con la cabeza, mientras hacíamos puñetas con los dedos y sorbíamos despacio the five o'clock tea. Mientras, nuestro sabio y prudente amigo se quedó pensativo.... Suspiró y dijo en voz baja: "Luna, se llamaba Luna. Lo malo era que tenías que levantarle el rabo a la puta cabra".

jueves, febrero 26, 2009

¡Qué imaginación!

Pues nada. Que estaba yo esta mañana en el gimnasio, practicando la costumbre que tanto éxito me ha proporcionado siempre -vagar con prisa y cualquier papel en la mano (*), como si estuviese agobiado de trabajo-, cuando me crucé casualmente con una pareja. Ella, una castaña espléndida, de esas que hacen soñar y él, eso, uno; ¡ah si, muy alto y reconozco que elegante!.
Cuando pasé a su lado, oí que él le decía a ella: ¿Quieres mi plátano? (comprenderán que ante semejante pregunta les presté toda mi atención...). Y ella respondió: Es que ya me lo comí ayer (que sonó como si le doliese la cabeza o hubiese ido a la peluquería..). El mocetón se quedó dudando un instante, pero reaccionó y dijo con dulzura: Podrías comerte la puntita solo, si lo prefieres...
Ella hizo un mohín, como si la propuesta no le alegrase el día, precisamente. Y yo retireme pensando lo poco que vamos pintando los mocetes en estos tiempos.

(*) Mi tabla de gimnasia

martes, febrero 10, 2009

Tortícolis

Pues si, tortícolis. Posiblemente de tanto ordenador. Me duele el cogote. Y como ninguna se apiada de mí y me da besitos mientras susurra eso de cura sana, cura sana, ..., he tenido que ingeniármelas.

Dándome cuenta de que el problema radica en que inclino la cabeza para mirar el teclado y la pantalla, que están por debajo del nivel de mis ojos, me he puesto las gafas en la mismísima punta de la nariz, de manera que me obligo a echar la cabeza hacia atrás para mirar hacia abajo. Funciona.

Pero ahora, las joías gafas, presionan las aletas de mi nariz sandunguera ...
¡ Y m'eftoy ahugando !.

domingo, febrero 08, 2009

Pasear

Me recomendó el médico que caminase hora y media por la mañana y otro tanto por la tarde. ¡Qué barbaridad, adonde vamos a llegar!. Antes, la gente honrada que salía a la calle sin obligación iba o al café, a criticar, o buscaba una obra cualquiera, para ver que podía criticar.

He preferido volver al gimnasio. Allí tampoco trabajo, pero charlo. Las señoras de la 5ª Edad me han recibido gozosas.. "¡Joven, que bien está usted!". Y a mis años, que me consideren joven, anima.

Por aquello de justificar mi presencia, me puse a pasear en la cinta y al poco rato se subió en la de al lado una de aquellas señoras. Así como quien no quiere la cosa, trabamos conversación.. "Mamá, tienes que pasear; el ejercicio es necesario". La mujer se desahogó conmigo; estaba hasta el moño de sus hijos.. "Así que para callarles la boca me he apuntado al gimnasio; y es que, ¿sabe joven?, antes tenía que sacar a pasear a mi marido, pero desde que se murió, ya no tengo que sacar ni al perro".

Esto... A este joven que tanto les seduce..., ¿también me verán como a un ...?

jueves, enero 08, 2009

Así son las cosas

Gracias M. por enviarme un dibujo que explica tan certeramente porque pasa lo que pasa.
Y gracias a quien lo parió.